10 Claves para ser el Mejor Redactor

¿Cómo ser el mejor redactor? (tiktok)

En el caso de la literatura, voy a decir que escribir es como tener la oportunidad de vivir varias vidas. Saber escribir bien te puede abrir las puertas como redactor profesional, en algún campo de la redacción; sin embargo, hay que hacer la salvedad que cuanto más especifico seas, mejor; por tanto, deberías elegir un tipo de redacción en especial.

Redactor freelance

Desde la carrera de redactor freelance, podemos observar multitud de perfiles del redactor. Quien tiene dominio de una lengua tiene un tesoro, dice un adagio popular, y la escritura puede llegar a ser una excelente salida profesional. Hoy en día hay abundancia de oportunidades para trabajar en proyectos online y ganar gran visibilidad y reputación. Pero, ¿por qué hablo de redacción freelance? Empecemos por aclarar que la redacción es una práctica muy interesante si se hace correctamente, ya que no basta con escribir mal o escribir «a lo loco». Tengamos en cuenta que, aunque no hay que ser tan exigente al escribir textos simples, en el caso de una pésima redacción, como mínimo distrae, entonces el lector pierde el interés por el contenido. En el caso de la redacción online, o redacción freelance, es peor, dado que los textos están expuestos a respuestas del público en forma de mensajes de crítica online viralizables.      

Top 10 Claves para hacerte el mejor redactor (o escritor)

1. Investiga, averigua

Investiga lo suficiente antes de escribir, complementa la información que tengas. Con tanta información en Internet , como mínimo actualízate, échales un vistazo a cosas relacionadas con el tema u objetivo de escritura. Un buen redactor, o por lo menos un redactor para internet, y sobre todo un redactor consciente y responsable debe atesorar la información suficiente antes de escribir y publicar.   

2. Origen de los datos

Si quieres dar pasos como redactor en internet, no copies: se original. Explora la veracidad y la actualización de los datos que estás usando, ten en cuenta varias fuentes, cita autores y da la referencia de las fuentes.     

3. Conocimientos básicos de escritura

Es primordial tener dominio de la ortografía, reglas sintácticas y puntuación. Todo tipo de texto por simple que parezca, requiere de un autor con las habilidades técnicas básicas de redacción. Es tan importante ensamblar bien las piezas como dominar la ortografía y por supuesto la puntuación, si queremos que el mensaje se transmita al lector correctamente y que tenga una eficacia comunicativa.

4. Facilidad de lectura

Empecemos por la claridad al expresar las ideas. Esta es una característica de la mayoría de los textos, con la salvedad de que algunos escritos puedan constar de ideas más difíciles de comprender por un público común o personas con menos dominio de vocabulario; algunos ejemplos son los textos científicos, técnicos, ideológicos, o alguna poesía. Si quieres conseguir un texto simple y claro, hay que evitar los rodeos, usar expresiones sencillas y directas, evitando la ambigüedad y el circunloquio. Escribe las ideas de manera sencilla, ve al grano; explayarse solo logrará distraer y hacer perder el hilo al lector. Cuando no consigas plasmar en el texto debidamente la idea que tengas en la cabeza, dale un giro buscando una expresión más acertada, de paso, esto te puede ayudar a obtener un resultado mayor con visibilidad e impacto.

Facilita la lectura. Antes del contenido como tal, es mas importante la forma de escribir. Para que tu escrito sea ameno debes construir un texto ágil. Los párrafos largos y distendidos pueden no permitir un respiro al lector, y no facilitar un disfrute y comprensión óptimos de las ideas. Expresa con frases simples y cortas las ideas para acercar a tus lectores poco concentrados, además lograrás mayor repercusión en un público general.

5. La fuerza de las palabras

No todas las palabras tienen la misma potencia e impacto y hay palabras precisas para expresar ideas exactas. Si tienes dudas con el significado, esfuérzate en encontrar un sinónimo mejor. Incluso puedes reemplazar ideas expresadas con varias palabras por una sola que lo dice todo. Simplifica y olvídate de alargar con mas palabras una idea simple. Evita los adjetivos y adverbios sin fuerza. Por ejemplo, en lugar de decir que te gusta mucho el arte puedes decir que te entusiasma o apasiona.

6. Creatividad, originalidad, autenticidad

Busca la cohesión entre palabras, entre frases y párrafos (o partes del texto); ten en cuenta que sea rotundo y simétrico, concluyente, que cumpla con la idea prometida en la introducción, rasgo muy usual de los textos bien construidos. Basicamente el éxito y predilección por un autor tienen que ver con esta capacidad de transmitir efectivamente, pero además encantar y transportar rápidamente al lector hasta la última palabra del párrafo. No en vano un escritor debe ser sensato y como mínimo auténtico (además de todos los otros puntos aquí enumerados) si quiere arrastrar a su público lector y dejarlo con ganas de buscar el siguiente texto o publicación. En el caso de los libros, suele arrastrar mas seguidores la forma de escribir del autor, pues historias hay muchas y se repiten.        

7. Edita al final

Olvídate al principio de los detalles y céntrate en la idea principal y el desarrollo general, porque es muy importante lograr traspasar la idea a texto antes de que se pierda o cambie. No te distraigas, ya en su momento te fijarás en la forma, limpieza y presentación. Dedica unos minutos más para revisar lo escrito. También será después, al final, que te dediques a redefinir y diseñar el título. Las erratas aparecen donde menos te imaginas y es muy posible que se te escurran, entonces cuando estés en esta etapa mira y lee con mucha atención.

8. Diseño del texto

Pareciera que al redactar solo se trate de escribir (teniendo en cuenta los siete puntos anteriores), pero hay algo más que mucha gente no comprende, sobre todo quienes creen que el diseño solo concierne a la parte gráfica (imágenes). Pero sí resulta bastante necesario también el diseño editorial.

Agrega encabezados que ayuden al lector a navegar en el texto. Si la naturaleza de tu escrito no es muy estricta, intenta distribuir temas e incluir capítulos numerados, y haz que dicha enumeración sea sencilla. Utiliza el espaciado correcto entre palabras y una adecuada tipografía (legible). Utiliza diferentes niveles de títulos y subtítulos, de manera moderada intercambia tipos de letras, usa negritas y cursivas según convenga o se requiera, y acompaña temas con algunas imágenes si quieres hacer la lectura mas amena visualmente. En la redacción para internet suelen usarse párrafos cortos. En el caso de los libros vas a ver como tu dirección editorial va a diseñar incluso también la distribución de los textos en las hojas.       

9. Relee y revisa por tercera vez

¿Crees que esto sería en vano? La mayoría de los redactores revisan menos de lo que deberían, por la premura para entregar el trabajo, pero créeme que si tienes tiempo y además si decides hacer algo extraordinario, va a haber más de tres involuntarias revisiones. Durante estas repeticiones suceden por lo menos dos cosas, una, que descubres un error más que por algún motivo habías pasado por alto; la otra, que vas a seguir conectando nuevas neuronas y reeditando incansablemente. Pero no te preocupes, repito, si de presentar un texto con máxima calidad se trata, créeme que vas a llegar a un punto en que lo leas por última vez, convencido de que, ahora si, posee las ideas y número de palabras exactas, ni que falte ni que redunde.         

10. Una revisión más (a tu juicio)

Sé consciente de la calidad versus alcance y revisa por cuarta ocasión. No te apresures a escribir simplemente un texto más para el mundo que ya posee trillones de textos al alcance de pocos lectores apasionados. Guarda tu redacción y revisa posteriormente por cuarta vez. Es posible que al siguiente día una nueva idea surja. Bueno, vamos a decir que quizá este décimo punto del top, no sea específicamente necesario, pero ¿qué tal si tus inquietudes van mas allá? ¿Qué tal si lo que quieres es realizar un escrito verdaderamente especial y preciso que impacte e influencie a muchas personas?

Bonus:

Ahora, si lo que quieres es optimizar tu texto a la excelencia, o se trata de una monografía, tesis de grado, libro o texto publicable, son necesarios los servicios profesionales de correción de estilo y edición.

Susana NiviaGil, correctora de estilo – Ales Gutiérres, redactor

¿Qué son la Monografias y para que sirven?

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s