Escribir es uno de los grandes placeres de la vida. Es un placer quizás mayor que leer. Escribir no es difícil. Basta saber redactar y tener algo que decir y decirlo bien. Es difícil hacerse rico escribiendo, pero es fácil ser feliz escribiendo. Una razón por la cual escribir facilita la posibilidad de ser feliz es el hecho de que mientras uno escribe todo lo demás queda en suspenso. El que escribe es rey y dios de su creación. Puede hacer lo que quiera. Y por eso debe ser muy responsable. El ejercicio de la virtud tiene mucho que ver con la creación literaria. Al escribir uno está descubriendo un mundo y descubriéndose a sí mismo. No me parece que haya mejor oficio que el de escribir.

Un amable aporte del profesor Marco Tulio Aguilera
DESCABEZADERO




Add Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.